Jaime García.

SAN LUIS, Missouri, EE.UU. -- El lanzador mexicano de los Cardenales, Jaime García, se someterá a una cirugía torácica el viernes para aliviar problemas del nervio en su brazo, hombro y mano izquierdos. El pitcher zurdo y los médicos creen que la lesión le ha perseguido desde hace varios años.

García se refirió al procedimiento, que implica la eliminación de la primera costilla, como la "más lógica y única opción que tengo." El mexicano hizo el anuncio en su 28vo cumpleaños y observó irónicamente: "Creo que he tenido otros 27 cumpleaños mejores que este".

El período de recuperación se estima de tres a cuatro meses, y García, quien ha estado frecuentemente lesionado, se mostró seguro de estar listo para la próxima temporada, cuando cumpla el último año de un contrato que le paga 27 millones de dólares en cuatro cursos.

"Obviamente, esta es una cirugía muy dura y no es fácil regresar", dijo García el martes. "Se llevan un pedazo de hueso de mi cuerpo y no creo que nadie quiera pasar por eso. Ya estoy pensando en mi vuelta".

El gerente general, John Mozeliak, dijo que el equipo probablemente tendría una mejor idea sobre el futuro de García dentro de dos meses.

Mozeliak dijo a principios de semana que cree que los campeones de la Liga Nacional tienen suficiente pitcheo, aunque Michael Wacha también está en la lista de lesionados por 15 días con una fractura de estrés en su hombro de lanzamiento. Joe Kelly (tendón de la corva) espera volver a unirse a la rotación el viernes.

Los Cardenales, que ya habían descartado García para el resto de la campaña, inicialmente fueron sorprendidos por la decisión del lanzador de someterse al procedimiento por parte de un especialista externo al equipo y rechazando otras opciones de tratamiento, luego revelando sus planes antes de informar al club. La cirugía la realizará el doctor Robert Thompson, de San Luis.

García primero comentó sus síntomas con el doctor George Paletta, ex del equipo médico de Cardenales, quien le operó el hombro el año pasado y recomendó que consultara un especialista. También se examinó con Gregory Pearl, quien le hizo la misma cirugía a su ex compañero Chris Carpenter y tuvo el mismo diagnóstico de síndrome de salida torácica, un desorden cuando se comprimen los nervios en el espacio entre la clavícula y la primera costilla.

"Antes de esta temporada, no sabía que el síndrome existía", dijo García.

Ahora, cree que es la causa de algunas de sus aperturas que comenzaron bien pero terminaron mal. El 21 de junio, por ejemplo, abrió con cuatro entradas sin anotación contra los Filis y luego dio dos carreras en la quinta y tres en la sexta mientras sus molestias en el nervio intensificaban, resultando en un punzante dolor en la mano junto con entumecimiento y hormigueo.

"Las cosas sólo irían a peor conforme avanzaba el juego," dijo García.

García ganó 13 juegos en cada una de sus dos primeras temporadas en 2010 y 2011. Totalizó 15 victorias desde entonces y lanzó nueve aperturas la temporada pasada antes de someterse a una operación y despedirse de la temporada.

Este año tuvo foja 3-1 con un 4.12 ERA en siete aperturas tras comenzar el año en la lista de lesionados.

Tenía un ERA de 1.29 en el primer inning, 2.57 en el segundo, 0.00 en el tercero y 1,29 en el cuarto. En las quinta y sexta entradas, su ERA subió a 12.86 y 11.57.