Julio Teherán. (AP)

PHOENIX - Al principio de la presente década, el colombiano Julio Teherán era uno de varios prospectos cotizados del pitcheo dentro de la organización de los Bravos, junto a nombres como Brandon Beachy, Mike Minor, el panameño Randall Delgado, el curazoleño Jair Jurriens y Tommy Hanson.

Entre lesiones, desarrollo lento y otros contratiempos, todos en esa lista han tenido sus altibajos en su trayectoria en la Gran Carpa-incluyendo a Teherán, quien sufrió un 2012 para el olvido entre el equipo grande de Atlanta y Triple-A Gwinnett. Pero desde el año pasado, el oriundo de Cartagena se ha establecido como pieza clave de la rotación de los Bravos, hasta el punto de que en este 2014 ha sido el as del equipo a sus 23 años de edad.

"Desde el principio se marcó que iba a ser una temporada muy buena", le dijo Teherán a LasMayores.com durante la serie recién concluida entre los Bravos y los Diamondbacks en el Chase Field de Phoenix.

Queda corto decir "muy buena" a la hora de describir lo bien que ha tirado Teherán. El derecho encabeza las Grandes Ligas en efectividad con 1.89, para acompañar su marca de 6-3 y dos blanqueadas en 13 aperturas.

De sus 13 salidas, 12 han sido "de calidad" (al menos 6.0 entradas y tres limpias permitidas o menos), cifra que lo pone de líder en la Liga Nacional y lo empata con Masahiro Tanaka en el primer lugar de Grandes Ligas. Teherán está cuarto en las Mayores con WHIP (bases por bolas más hits por inning lanzado) de 0. 93 y lleva promedio en contra ante bolas bateadas de .210, el tercer más bajo de la Gran Carpa.

"Ha sido bonito verlo pitchar cada quinto día", dijo el manager de los Bravos, el cubano Fredi González. "Sale y te da una gran oportunidad de ganar un juego de pelota. Ves la madurez y la vimos el año pasado".

DIO EL GRAN PASO HACE UN AÑO
Efectivamente, Teherán ha llegado lejos desde su temporada del 2012, cuando tuvo efectividad de más de 5.00 tanto en Triple-A como el equipo grande de Atlanta. Pero al año siguiente tomó la medida de agregar un pitcheo a su arsenal, un slider.

Después de depender de tres lanzamientos-recta, cambio y curva-durante su primera intervención en Grandes Ligas del 2011 al 2012, desde el 2013 ha implementado un slider, pitcheo que ha utilizado el 22.0% del tiempo en el 2014, según FanGraphs.com. Con eso Teherán ha reducido poco a poco el uso de la curva y el cambio y, en sentido general, el colombiano se ha convertido en un lanzador más completo.

"El slider es un pitcheo que empecé a tirar el año pasado y me dio muy buenos resultados", manifestó Teherán. "Sin tener experiencia con él, me fue muy bien. Ahora con un año de experiencia, lo sé manejar un poco más y tengo más confianza con él. Incluso, eso me da más confianza con los otros pitcheos también.

"Quería agregar un pitcheo, ya que la curva no me estaba funcionando tanto", explicó. "No quería lanzar con dos pitcheos, recta y cambio. Se veía que a este nivel es difícil lanzar con dos pitcheos, recta y cambio, sobre todo para un pitcher abridor. Me ha dado buenos resultados".

Además de ampliar su repertorio, Teherán ha aprendido a cubrir más terreno como abridor, lo cual queda manifestado en su cantidad de salidas de calidad este año. En vez de tratar de fulminar a cada bateador con su recta y, de paso, agotarse al aumentar su cantidad de lanzamientos, el diestro ha aprendido a dejar que su defensa trabaje.

"Es algo que venía aprendiendo, mi proceso de maduración", dijo Teherán. "Ese ha sido el cambio mío. Antes quería tirar cada pitcheo con toda mi energía y no pasaba del quinto inning. Sabía que era algo duro para el equipo, que tenía que usar el bullpen mucho.

"Ahora se ve la diferencia. Cada vez que salgo el equipo sabe que son siete innings, ocho innings que tiro. Es algo grande, es algo positivo para el equipo".

Y ha sido algo grande para González y las aspiraciones de Atlanta de volver a ganar la División Este de la Liga Nacional.

"Vimos la madurez el año pasado, luego de unas 10, 12 aperturas", dijo el piloto. "Es un lanzador en que puedes confiar cuando hay corredores en base. Ves un muchacho diferente ahora y ves esa madurez. Minimiza los daños. Hace dos años no era así, pero ahora confiamos en él cada cinco días".

CONTENTO CON SU NUEVO CONTRATO
Después de ver a Teherán terminar la temporada pasada con marca de 14-8 y efectividad de 3.20 en 30 aperturas, los Bravos decidieron "amarrar" al joven con un contrato de seis años y US$32.4 millones en febrero de este año. El colombiano atribuye en parte su gran inicio del 2014 a la tranquilidad que le ha brindado dicho pacto.

"Fue excelente contrato y digo que fue el empiezo de mi temporada. Fue tremenda noticia y me inspiró la confianza que ahora tengo", dijo. "No tengo ahora que preocuparme, sino cada cinco días salir a pitchar, a divertirme y a ayudar al equipo. Eso es lo que he venido haciendo".

ORGULLOSO DE REPRESENTAR A COLOMBIA
Desde Luis "Lou" Castro hace más de un siglo hasta los hermanos Jhonathan y Donavan Solano, ha habido pocos colombianos destacados en la historia de Grandes Ligas. Los más brillantes han sido, por supuesto, los infielders Edgar Rentería y Orlando Cabrera. En la actualidad Teherán, José Quintana y Ernesto Frieri son los nombres más reconocidos que representan la bandera colombiana en la Gran Carpa.

"Es algo grande para mí, es un orgullo para mí estar representando a mi país", expresó Teherán, quien señala a Rentería y Cabrera como sus principales ídolos del béisbol criándose en Colombia. "Ellos lo hicieron bien y todo el país está agradecido con ellos. Ahora lo que queda somos nosotros. Queremos hacer cosas grandes por nuestro país.

"Estoy orgulloso de estar en un lugar donde ellos una vez estuvieron".