Albert Pujols. (AP)

WASHINGTON - El martes en el Nationals Park, Albert Pujols dejó una impresión inolvidable en la historia del béisbol. No fue la impresión de un pelotero en la última época de su carrera.

Con dos jonrones ante los Nacionales, el dominicano se convirtió en el 26to jugador en la historia con 500 cuadrangulares en Grandes Ligas. Pero lo que se sintió aquí no sólo fue el hito de Pujols, sino una demostración de que su carrera no está en un declive irreversible.

Como era apropiado, los dos bambinazos llevaron a los Angelinos a una victoria por 7-2. Ambos batazos fueron descomunales, frente a Taylor Jordan.

"Fue una recta arriba", dijo Pujols. "Probablemente haya sido el mejor swing que he dado hasta ahora este año. Los últimos dos años han sido difíciles, pero siento que estoy logrando que mi swing esté justo donde quiero que esté".

Pujols, con a la edad de 34 años y 96 días, se convirtió en el tercer jugador más joven en alcanzar los 500 jonrones. Sólo Alex Rodríguez y Jimmie Foxx eran más jóvenes cuando alcanzaron dicha cifra.

El punto es que Pujols no luce estar ni cerca del final de su carrera. Sus compañeros ven eso, probablemente de manera más clara que nadie.

"Qué compañero más increíble", dijo Mike Trout, estrella de la próxima generación. "Está teniendo un gran año y le quedan muchos más".

"Está en salud y luce excelente", dijo el jardinero veterano Raúl Ibáñez. "Está dándole duro a la bola y está bien enfocado en los pitcheos.

"Es el modelo de la consistencia, cuando uno ve los números de su carrera, todo lo que hace y el nivel de excelencia que ha mantenido durante tanto tiempo", continuó Ibáñez. "Cuando llega al plato, no es que no sepan quién es y de qué es capaz. Y es extraordinario que él aun pueda rendir así, durante tantos años.

"Luce confiado. Tiene esa presencia otra vez".

La temporada pasada, Pujols estaba adolorido. Viniendo de una cirugía en la rodilla derecha, también tenía fuertes dolores en el pie izquierdo y se vio limitado a 99 juegos. Era la primera vez en su carrera que había jugado menos de 147 partidos en una campaña.

Los críticos llegaron en varias formas. ¿Qué pensaban los Angelinos al darle un contrato de 10 años y US$240 millones? ¿Cómo iban a lidiar con ocho años más de un Albert ya entrando en edad?

En estos momentos, los Angelinos se sienten bastante contentos de contar con el Sr. Pujols.

Una vez más, el quisqueyano está dándole con autoridad a la bola. Ocho jonrones y 19 empujadas en sus 20 partidos en lo que va del 2014. Su slash line (promedio, porcentaje de embasarse y slugging) de por vida llegando al 2014 era de .321/410/.599. En lo que va de esta temporada es de .274/.337/.619. Pujols dijo el martes que no se siente tan bien desde antes de lesionarse en el 2012.

La gente no está hablando de Pujols en cuanto al pasado, sino el presente. Para el manager de los Nacionales, Matt Williams, lo grande del dominicano no se trata sólo de los cuadrangulares, sino su bateo en general.

"No son los jonrones", dijo Williams. "Para mí no son los 500 jonrones o la cantidad que alcance, sino su habilidad de batear. Me referiría a él como un bateador de mucho más de .300 y con poder. Esos muchachos son únicos".

Hay que hablar de su defensa calibre Guante de Oro también. El lunes por la noche Pujols hizo una gran jugada para sacar a un jugador en el plato. Con eso el veterano te recuerda que representa todo el paquete.

"Sin duda, con su salud ahora mismo está jugando la primera base a nivel de un Guante de Oro, algo que esperarías", dijo el manager de los Angelinos, Mike Scioscia. "Monitorearemos eso y si necesita un día para refrescarse, se lo daremos. Ha sido designado tres veces este año. Tenemos esa opción. Pero él se está moviendo muy bien y se siente bien".

En su encuentro con los medios luego de dar su cuadrangular 500, Pujols les dio las gracias a Jesús Cristo, su esposa, sus cinco hijos, sus padres, numerosos familiares, los dueños de los Angelinos, varias personas en la organización de los Cardenales-donde estuvo para sus años formativos-y muchos, muchos más.

"Probablemente estemos aquí hasta mañana si empiezo a nombrar a todos", bromeó Pujols con una sonrisa.

Puede haber mucho crédito para brindar por una carrera que ha sido tan grande. Y el martes, Pujols recordó a todos que su grandeza no es cosa del pasado.