Tim Lincecum sufrió una lesión el viernes. (Jeff Chiu/AP)

OAKLAND, California-- Los Gigantes de San Francisco esperan que su lanzador Tim Lincecum cumpla su primera apertura agendada en la temporada regular, a pesar de haber recibido el viernes un golpe en la rodilla izquierda.

Lincecum, dos veces galardonado con el Cy Young de la Liga Nacional caminó por la casa club con una cojera perceptible y estuvo ejercitándose sobre una bicicleta fija antes de que fuera cancelado el juego de exhibición del sábado contra Oakland debido a lluvia.

"Sólo un poco de dolor, una contusión", dijo Lincecum. "Puedo apoyar la pierna y me estoy desplazando bien. Pienso que los preparadores físicos van a querer que lo tome con calma y probablemente lo consideren día a día para ver cómo progreso".

Una noche antes, Lincecum estaba en el terreno de juego, cerca del montículo del pitcher. Se retorcía de dolor después de ser golpeado por una pelota bateada por Daric Barton, de los Atléticos, en la cuarta entrada de su encuentro de pretemporada. Lincecum trató de correr a la primera base pero cayó inmediatamente, incapaz de poner ninguna presión sobre su pierna.

Salió renqueando del campo con ayuda de dos instructores y se le realizó un examen de rayos X que no mostró fractura alguna.

Bruce Bochy, manager de los Gigantes, dijo que Lincecum parece estar bien. El piloto manifestó su esperanza de que el lanzador derecho iniciará el juego del jueves en Arizona.

"En este momento pienso que estamos bastante confiados en que estará bien para lanzar", señaló Bochy. "Lo estaremos observando, pero está caminando bastante bien. Esas son buenas noticias.

Lincecum firmó un contrato de 35 millones de dólares por dos años a fines de octubre para permanecer con San Francisco y está tratando de reencontrar la forma física que lo llevó a ganar el Cy Young después de ayudar a que los Gigantes ganaran la Serie Mundial en 2010 y 2012. Tuvo marca de 10-14 con efectividad de 4.37 y 193 ponches en 32 aperturas la temporada pasada, su tercera consecutiva con marca perdedora.

El ex astro de San Francisco lanzó cuatro entradas y permitió una carrera y tres imparables el viernes contra los A's antes de ser golpeado en la rodilla. La bola rebotó en Lincecum y regresó cerca del receptor Buster Posey, quien realizó el disparo a la primera base para concretar el out mientras el pitcher caía al césped.