Giancarlo Stanton. (AP)

JUPITER, Florida - Cuando mides 6 pies y 6 pulgadas de estatura con 250 libras de peso y puedes dar batazos tan duros como cualquiera en este planeta, la gente nota tu presencia.

En un equipo joven de los Malrins, Giancarlos Stanton se destaca claramente. Es así no sólo por su presencia física y su habilidad de conectarle a la pelota, sino también se le señala como alguien que debe dar el ejemplo.

Pero para Stanton, la palabra "líder" es vacía si no se le respalda con acción. Tanto él como el receptor Jarrod Saltalamacchia han sido señalados como líderes en el clubhouse de Miami.

"Un líder no es auto-proclamado", dijo el jardinero Stanton. "(Saltalamacchia) no debería tener que contestar la pregunta de si es líder o no. Tampoco debería tener que hacerlo yo si soy líder.

"Eres un líder por la persona que eres y cómo te portas", continuó. "No es por tu actuación ni nada de eso. Es posible que te admiren por tu actuación, pero no es por eso que seas un líder. Hay otras cosas que influyen".

Aunque todavía es joven a sus 24 años, Stanton es el jugador de los Marlins que más tiempo lleva en el roster del equipo.

"Llevo más tiempo aquí, entonces obviamente la gente me va a ver con reverencia por eso", dijo el guardabosque. "Son las cosas pequeñas, en vez de eso de, 'Hey, aquí está mi sello de líder. Aquí está mi tatuaje'. Ahora, ¿qué voy a hacer al respecto?"

Lo que ha hecho Stanton es hablar cuando ha hecho falta. Normalmente no es de muchas palabras, pero el toletero le está diciendo a sus compañeros lo que piensa necesario.

"He hablado más, sí, sobre ciertas cosas", dijo Stanton. "No hablo mucho de mí mismo, sino sobre lo que hacemos como equipo. Me gusta ayudar con el conocimiento que tengo.

"Uno ayuda, así que hay que hablar más", agregó. "Si ves que el swing de alguien (no está bien), no hay que ser muy pesado, sino decir, 'Hey, yo hice eso también'. O ayudas con los batazos en los jardines. Si alguien no está haciendo lo que tiene que hacer, uno toma cartas en el asunto".

Después de perder 100 juegos el año pasado, los Marlins buscan un cambio "cultural". Un tema ha sido hacer menos pronósticos atrevidos y simplemente rendir en el terreno.

Hasta ahora el equipo luce unido y existe un alto nivel de energía.

"Es más un equipo y no un grupo de individuos caminando juntos en un ambiente forzado", afirmó Stanton. "Es algo que tiene que continuar una vez llegue la adversidad. Pero la forma en que lo estamos haciendo es como lo hacen los equipos ganadores".