Jorge de la Rosa. (AP)

Después de ganar 16 encuentros, los Rockies de Colorado no podían dejar ir a Jorge de la Rosa, por eso, ejercieron la opción para que se quedara con ellos una temporada más y el mexicano será uno de los pilares de su rotación abridora.

De la Rosa, de 32 años de edad, apiló su mejor temporada en Grandes Ligas justo en su primera campaña completa después de haberse sometido a una operación Tommy John en su brazo de lanzar, y finalizó con un récord de 16-6 y una efectividad de 3.49 en 30 salidas.

"Tuvo uno de los mejores desempeños que yo haya visto con los Rockies", explicó Walt Weiss, mánager de los Rockies, en entrevista con La Afición. "Creo que lo que lo hizo más especial fue que Jorge jugó mucho mejor en nuestro parque. Creo que ese tipo de actuaciones ayudan a cambiar la percepción de que los lanzadores no pueden tirar bien en Colorado, porque él lo ha hecho extraordinariamente bien en casa".

Y fue muy evidente que el mexicano acabó con el mito de que en el Coors Field los lanzadores son aniquilados por ser un parque totalmente amigable con los bateadores. Su marca en casa fue 10-1 con 2.76 de PCL mientras de de visita fue 6-5 y 4.19.

"Eso creo que fue lo más impresionante de su trabajo la temporada anterior, en lo que en general fue un buen año. Ha tenido que batallar con algunas lesiones, sobretodo en la mano, a veces le teníamos que dar un poco de descanso por ampoyas o porque se cortó, pero con todo eso, tuvo una campaña fenomenal", continuó el manejador.

El zurdo no sólo fue el mexicano con más juegos ganados el año anterior, sino que terminó en el séptimo sitio en todas las Grandes Ligas, solo detrás de Max Scherzer (Detroit), Adam Wainwright (San Luis), Jordan Zimmerman (Washington), Bartolo Colón (Oakland), Matt Moore (Tampa Bay) y CJ Wilson (Anaheim).

Aunque es la segunda vez en su carrera que logra 16 triunfos, tuvo tres descalabros menos que en 2009, para terminar con un porcentaje de ganados-perdidos de .727, el más alto en su andar ligamayorista.

"Sabemos que va a ser difícil que repita el tipo de temporada que tuvo, pero esperamos que Jorge sea uno de nuestros brazos más fuertes en la rotación, y que lance de esa forma, porque así es como pitchó en 2013. No digo que vaya a tener estadísticamente el mismo tipo de temporada o mejor, pero sí esperamos que su desempeño sea muy alto porque es capaz de hacerlo", continuó Weiss.

Los Rockies no esperaron mucho tiempo y a principios de octubre de 2013 fue cuando ejercieron la opción de contrato por 11 millones de dólares para retener a Jorge. No iban a arriesgarse. Y justo el aviso de este plan se lo dijeron en persona.

"Hablé con él en Arizona, me lo encontré cuando estaba visitando el complejo del equipo mientras se estaba desarrollando la Liga Instruccional y platicamos un rato. De hecho, fue ese día cuando le informé que íbamos a hacer válida la opción para que se quedara con nosotros. Se puso muy contento con esa noticia y de ahí ya platicamos sobre lo que será la temporada, las expectativas del equipo, lo que vamos a necesitar", dijo el estratega.

Los Rockies abrirán oficialmente sus entrenamientos de primavera este domingo, en Arizona, y aunque será ahí donde se definirá el roster, el regiomontano aparece como el número uno en la rotación abridora, lugar que peleará con Jhoulys Chacin y Brett Anderson.

"Él está muy contento con el equipo, le encanta ser uno de los abridores de los Rockies y eso tiene mucho significado para nosotros, porque muchas veces hay lanzadores a los que no les agrada el Coors Field porque tiene la fama de que es un sitio muy complicado para lanzar, y Jorge no tiene miedo de tirar ahí. Con todo el éxito que tuvo ahí, es muy importante para nosotros tenerlo de regreso", sentenció Walt Weiss.