Miguel Cabrera compartió el jueves con los niños en un centro médico de la ciudad de Detroit. (Carlos Osorio/AP)

DETROIT -- Los Tigres de Detroit llegarán al entrenamiento de pretemporada con cierta dosis de optimismo, acorde con sus tres títulos consecutivos en la División Central de la Liga Americana.

Sin embargo, flotan en el aire algunas preocupaciones. Por ejemplo, los dos astros principales del club vienen de someterse a cirugías.

El toletero venezolano Miguel Cabrera luce bien luego de soportar varias lesiones en la recta final de la campaña anterior, y el lanzador Justin Verlander espera lanzar y atrapar algunas pelotas el lunes, menos de dos semanas después de que se le practicó una intervención quirúrgica para reparar un músculo abdominal central.

"Miggy se siente estupendo, de acuerdo con todas las versiones. Ha estado en condiciones de hacer muchas cosas", dijo Brad Ausmus, quien comenzará esta campaña su carrera como manager con los Tigres. "Justin, evidentemente, es un caso muy reciente, y genera más dudas. Pero también aquí, todos los reportes del (kinesiólogo) Kevin Rand señalan que va bien".

El gerente general Dave Dombrowski no espera que Verlander se pierda ninguna apertura en esta campaña, pero tampoco puede hacer promesas, al respecto. Verlander fue al quirófano el 9 de enero, luego de lastimarse en diciembre durante una sesión de acondicionamiento físico.

"Si el proceso de alivio transcurre en forma natural, como hasta ahora, creo que estará listo", dijo Dombrowksi.

Los Tigres realizaron el sábado su convención anual TigerFest en el Comerica Park, aunque Cabrera y Verlander no estuvieron presentes. Cabrera sí habló un poco en la semana, durante una serie de visitas promocionales y benéficas a hospitales y lugares públicos en Detroit.

"Me siento estupendo ahora", dijo Cabrera. "Vamos a ver qué ocurre este año. Trataré de hacer mi trabajo en el entrenamiento y de estar listo para la temporada".

Después de la campaña anterior, los Tigres revelaron que Cabrera se vio aquejado durante toda la recta final por un desgarro en una ingle. Aun así, bateó para .348 con 44 jonrones y 137 impulsadas, para ganar el premio al Jugador Más Valioso por segundo año consecutivo.

En 11 juegos de postemporada antes de que Detroit fuera eliminado por Boston en la Serie de Campeonato, Cabrera tuvo un promedio de .262, con un par de vuelacercas.

Se sometió a la operación a finales de octubre.

Cabrera se mudará de la antesala a la inicial este año, luego que el primera base Prince Fielder fue cedido en un canje a Texas.

"Yo estaba feliz en la tercera pero también en primera", dijo Cabrera. "No me importa dónde me pongan, quiero jugar pelota, ganar unos juegos y hacerlo diariamente, eso es lo que quiero.