Alex Rodríguez. (David Karp/AP)

NUEVA YORK -- Alex Rodríguez recibió la sanción más severa en la historia del reglamento antidopaje del béisbol de Grandes Ligas cuando un juez de arbitraje falló que el tercera base de los Yanquis de Nueva York tendrá que purgar una suspensión que lo marginará durante todo el curso de la temporada de 2014.

El árbitro Fredric Horowitz redujo de 211 a 162 juegos la suspensión por dopaje, pero en la práctica la decisión inhabilita al tres veces ganador del premio al jugador más valioso de la Liga Americana para actuar en la próxima campaña.

A-Rod no podrá cobrar 22 millones de dólares correspondientes al salario de 25 millones que debía cobrar en 2014.

Rodríguez rechazó la decisión del árbitro y prometió recurrir a una instancia federal para revocar la sanción, aunque los jueces en muy raras veces anulan los fallos de un árbitro.

"Es virtualmente imposible. Se va a mantener el fallo. Pienso que es casi inconcebible que una corte federal lo revoque", dijo el excomisionado de béisbol Fay Vincent, un graduado de la Escuela de Derecho de Yale. "El arbitraje es en sí mismo una apelación al fallo del comisionado. ¿Cuántas apelaciones proceden?".

La sanción original fue 211 juegos, dispuesta por el comisionado Bud Selig el 5 de agosto, tras la investigación de Grandes Ligas de los jugadores involucrados con Biogenesis of America, un clínica antienvejecimiento de la Florida que fue acusada de distribuir sustancias anabolizantes.

"Tristemente, no es ninguna sorpresa lo del número de juegos, ya que la baraja estuvo en mi contra desde el primer día", declaró Rodríguez, según un comunicado. "Esta ha sido la decisión de un solo individuo, que no se sometió ante un jurado justo e imparcial, en la que yo no di positivo en ningún control antidopaje, arbitraria en cuanto a los hechos, contradictoria con respecto a los términos del reglamento antidopaje y el convenio laboral, que se sustenta en testimonios y documentos que no hubiesen sido aceptados en ninguna corte en Estados Unidos por ser falsos y poco fidedignos".

El gremio de peloteros presentó una apelación a mediados del año pasado, manifestando que el castigo no se ceñía a los parámetros de "causa justa".

Horowitz, quien asumió como juez de arbitraje del béisbol de Grandes Ligas en 2012, condujo un proceso que incluyó 12 sesiones entre el 30 de septiembre y 20 de noviembre. Técnicamente, Horowitz presidió un panel de tres que incluyó al director ejecutivo de Grandes Ligas, Rob Manfred, y al jefe legal del gremio de peloteros, Dave Prouty.

En la única victoria parcial para Rodríguez, Horowitz determinó que tiene derecho a aproximadamente 11,5% de su salario de este año, dijo una persona con conocimiento de la decisión, quien pidió no ser identificada porque ello no fue publicado; eso representa 2.868.852,46 dólares.

El acuerdo antidrogas en el béisbol dice que el monto de salario perdido debe ser igual al número de juegos de temporada regular suspendidos, sin importar los días después de la temporada, que equivale a 183 días este año.

Pese a la sanción, el reglamento antidopaje permite que Rodríguez, de 38 años, acuda a los entrenamientos de pretemporada y hasta podría jugar en los partidos de exhibición.

"Aunque creemos que la sanción original de 211 juegos era apropiada, acatamos la decisión del panel y enfocaremos nuestras gestiones en acabar con el consumo de sustancias dopantes en nuestro deportes", dijo MLB (las iniciales en inglés de Grandes Ligas), según un comunicado.

El sindicato de peloteros, en su propio comunicado, expresó su "profundo rechazo" a la decisión, pero "reconocemos que se ha llegado a un fallo definitivo".

Rodríguez, sin embargo, no baja los brazos en su batalla legal.

"Esta injusticia es el primer paso de MLB para abolir los contratos garantizados en la próxima negociación del contrato colectivo en 2016, imponiendo sanciones de vida por una sola infracción del reglamento antidopaje, y de paso escudar más a su corrupta estructura investigativa de cualquier tipo de defensa que los peloteros acusados puedan presentar o cualquier tipo de análisis subjetivo", dijo.

Rodríguez insiste que Selig emprendió una vendetta en su contra con el fin de lavar la imagen del comisionado tras los escándalos de la denominada "Era de los Esteroides".

Ambas partes reconocieron haber desembolsado dinero para obtener pruebas que se emplearon en la audiencia de apelación.

Un total de 14 jugadores fueron sanciones a raíz de la investigación. Todos aceptaron sus sanciones, entre ellos los dominicanos Nelson Cruz y Jhonny Peralta, así como los venezolanos Francisco Cervelli y Jesús Montero. El jardinero de los Cerveceros Ryan Braun se perdió los últimos 65 juegos de la campaña, mientras que el resto recibió suspensiones de 50 juegos.

La sanción a A-Rod por drogas fue por "su uso y posesión de varias formas de sustancias prohibidas para incrementar el desempeño físico, incluida testosterona y hormona de crecimiento humano durante el lapso de varios años", dijo la oficina de Grandes Ligas el verano pasado. Su castigo bajo el contrato laboral fue "por intentar ocultar sus violaciones al programa al involucrarse en una conducta que intentó obstruir y frustrar la investigación de la oficina del comisionado".

Rodríguez admitió en 2009 que utilizó sustancias prohibidas cuando estaba con Texas de 2001 a 2003, pero negó repetidamente haberse dopado posteriormente.

Su sanción fue de más del doble a la máxima impuesta previamente por uso de fármacos no autorizados: un castigo de 100 juegos emitido el año pasado al lanzador dominicano de San Francisco Guillermo Mota por una segunda violación. El jugador de cuadro dominicano de Kansas City Miguel Tejada fue sancionado con 105 juegos el verano pasado después de arrojar positivo por tercera vez a consume de anfetaminas.

Rodríguez tiene aún contrato con los Yanquis hasta 2017 con salarios de 21 millones de dólares en 2015 y de 20 millones en cada una de las dos últimas temporadas, parte de su contrato récord con los Yanquis de 275 millones de dólares por 10 años.

El sindicato de jugadores ha tenido éxito frecuentemente para persuadir a árbitros para que revoquen o disminuyan sanciones por uso de sustancias prohibidas. En la era previa al acuerdo antidrogas, alcanzado en 2002, LaMarr Hoyt, Ferguson Jenkins, el dominicano Pascual Pérez y Willie Wilson estuvieron entre quienes tuvieron éxito en sus audiencias. La suspensión de por vida a Steve Howe por una séptima suspensión relacionada con drogas o alcohol fue reducida a 119 días.

Rodríguez, primer seleccionado en el draft amateur de 1993, debutó en las mayores a la edad de 18 años con Seattle y a los 20 participó en el Juego de Estrellas. Parecía destinado a convertirse en uno de los más grandes jugadores de la historia del béisbol, encaminado a romper la marca histórica de cuadrangulares: actualmente ocupa el quinto lugar con 647 batazos de vuelta entera.