Yadier Molina. (AP)

SAN LUIS - A los Cardenales les queda algunos asuntos e interrogantes por definir en la Liga de la Toronja este año. Pero en cuanto a la receptoría se refiere, el club de San Luis no podría lucir más estable.

El boricua Yadier Molina--quien terminó en el tercer lugar en las votaciones para Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en el 2013 y ha ganado seis Guantes de Oro consecutivos - regresa como piedra angular del club para el 2014. Se trata de la segunda campaña del contrato que firmó Molina con los Cardenales por cinco años y US$75 millones - un acuerdo que luce humilde ahora que Brian McCann fichó con los Yankees por cinco años y $85 millones.

En el 2014, Molina, de 31 años de edad, dará inicio a la segunda década de su carrera como ligamayorista, durante la cual ha disputado cuatro Series Mundiales y ha sido convocado al Juego de Estrellas cinco veces. En el 2013, ganó su primer Bate de Plata.

Aunque desde hace tiempo los Cardenales consideran a Molina el mejor receptor del béisbol, si existían dudas al respecto, el puertorriqueño las despejó en el 2013 con su producción ofensiva y liderazgo en el terreno. De hecho, Molina se hizo sentir antes de que comenzara la temporada de Grandes Ligas, ya que ayudó a conducir a Puerto Rico, que no contaba con nombres sonoros en su cuerpo monticular, a la final del Clásico Mundial de Béisbol.

En la Gran Carpa, Molina una vez más fungió como coach de pitcheo no oficial del club. Demostró las destrezas que lo hacen el estándar máximo en la receptoría, sorprendió a 43% de los corredores que trataron de robarle base e impidió que muchos otros lo intentaran. A pesar de que pasó tiempo en la lista de incapacitados, vio más acción como titular detrás del plato que cualquier otro cátcher de la Liga Nacional.

Molina representó una presencia veterana en un cuerpo monticular integrado por 13 novatos y 15 pitchers de 26 años de edad o menos. A pesar de la juventud e inexperiencia de sus lanzadores, los Cardenales terminaron en el quinto lugar del Viejo Circuito con una efectividad colectiva de 3.42 en el 2013, lo cual habla tanto del talento individual de los serpentineros del club como el de Molina.

Molina colaborará con un cuerpo monticular casi idéntico en el 2014.

"No creo que sea posible asignarle un valor a lo que ha hecho por nuestros pitchers jóvenes", dijo Adam Wainwright acerca de Molina durante la postemporada del 2013. "La mayoría de nuestros lanzadores no le piden otra seña que no sea la que haya puesto él, porque le están tirando a Yadi, saben que él tiene un buen plan para el juego y confían en él".

Desde hace tiempo, la durabilidad ha sido motivo de orgullo para Molina, quien ha iniciado más partidos en la receptoría desde el 2005 que cualquier otro cátcher de Grandes Ligas. Sus intentos por mantenerse sano se beneficiarían ahora que MLB ha eliminado las colisiones en el plato.

"Obviamente, contamos con Yadier Molina, quien probablemente sea el mejor cátcher en Grandes Ligas, y queremos hacer todo lo posible por mantenerlo en el terreno de juego", dijo el gerente general de los Cardenales, John Mozeliak. "Nos gustaría que se implementara ese reglamento".

Aunque ya se cuenta con el estupendo desempeño de Molina detrás del plato, es la mejoría del boricua con el madero lo que lo ha convertido en un jugador élite. El hecho de que en tres años consecutivos Molina ha estado entre los cuatro candidatos que más votos han recibido para el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional demuestra que se trata de un jugador completo cuyo talento va más allá de la defensa.

Molina viene de una temporada en la que bateó para .319 con 44 dobles y 88 remolcadas - las mejores marcas de su carrera en dichas categorías. También encabezó a los receptores de la Liga Nacional con un promedio de bateo de .373 con corredores en posición de anotar.

"Uno se hace la idea de que los estelares son buenos por naturaleza. Pero la ética de trabajo de este tipo es increíble", dijo Rob Johnson, uno de los cátchers reservas de los Cardenales en el 2013. "Creo que va a mejorar y eso es bastante increíble".

Aunque el equipo no retuvo a Johnson después de la temporada, Tony Cruz permanece con la organización y se espera que inicie el 2014 como receptor suplente de los Cardenales por tercera temporada consecutiva. Sus oportunidades serían pocas mientras Molina no tenga problemas de salud, pero al club le agrada la habilidad de Cruz de mantener buenas relaciones con los pitchers a pesar de que solamente ve acción de vez en cuando.

El cátcher dominicano Audry Pérez, quien fue convocado al equipo grande de San Luis en septiembre, también se encuentra en el roster de 40 jugadores del club y se espera inicie la temporada con Triple-A Memphis. Ed Easley, quien participará en los entrenamientos del equipo grande tras firmar un acuerdo de liga menor con los Cardenales, le brinda aun más profundidad a la organización detrás del plato.