"No está en nuestros planes en estos momentos con nadie, pero tampoco lo descartaríamos", manifestó Ben Cherington acerca de una extensión a Xander Bogaerts.

BOSTON -- Pese a una impresionante temporada, los Medias Rojas todavía no están pensando en otorgarle al infielder Xander Bogaerts un contrato a largo plazo, declaró el gerente general del equipo Ben Cherington.

Por lo menos hasta ahora y vale señalar que las opinioniones puede cambiar rápidamente.

El desarrollar y mantener el joven talento ha sido la especialidad de Boston desde comienzos del último siglo. Del 2008 al 2011, el club le ha dado extensiones a jóvenes estrellas (Dustin Pedroia, Kevin Youkilis, Jon Lester y Clay Buchholz ) que les dio un aumento de lo que ganarían en arbitraje y así también dándole al equipo varios años de servicio a un precio razonable.

Ese sería el siguiente paso para Bogaerts, quien bateó .296 con un porcentaje de embasarse de .412 esta postemporada. Primero tendrá que demostrar que puede tener éxito durante una campaña completa.

"Creo que en nuestra situación, en los que entraban en aquella categoría -- Pedroia, Youkilis, Buchholz, Lester -- se vio un desempeño establecido", señaló Cherington. "Los hemos conocido como personas, llegamos a confiar en ellos y cómo trabajan. Eso le brinda al equipo algo de comodidad para darles una extensión más allá de lo necesario, porque también puedes avanzar año por año si quieres".

Sin embargo, la cualidad que los cuatro jugadores tuvieron en común es que firmaron extensiones después de jugar al menos una temporada completa.

Cherington agregó que de todas maneras las negociaciones para un contrato a largo plazo para Bogaerts se iniciarían solamente hasta finales de la temporada muerta, aunque es poco probable que eso suceda sino hasta el próximo invierno.

Si Bogaerts llega a brillar como torpedero en el 2014, su valor para el equipo sería incluso más alto. Los dominicanos José Reyes y Hanley Ramírez, otros dos campocortos que firmaron como agentes libres internacionales a los 16 años de edad, como lo hizo Bogaerts, firmaron extensiones con sus respectivos equipos para permanecer bajo el control del conjunto hasta después de sus años de arbitraje, y ambos pactos rindieron dividendos.

Las extensiones a comienzos de una carrera con frecuencia favorecen a los clubes económicamente, a la vez le ofrece a los peloteros un aumento en salario y la seguridad mientras se acoplan en las Grandes Ligas.

Bogaerts, quien no sería elegible para arbitraje hasta el 2017 y para la agencia hasta el 2020, de todas maneras no estaría interesado en un nuevo contrato. Pero si lo está, y tiene una excelente actuación en el 2014, tendría sentido firmarlo por varios años más.

"No está en nuestros planes en estos momentos con nadie, pero tampoco lo descartaríamos", manifestó Cherington.