Joe Kelly. (Charlie Neibergall/AP)

SAN LUIS - Los lanzadores de San Luis llevan efectividad de 2.46 en esta postemporada, gracias en gran parte a talento joven como Michael Wacha, Carlos Martínez y Trevor Rosenthal, además del as Adam Wainwright.

Para el Juego 3 de la Serie Mundial entre los Medias Rojas y los Cardenales el sábado, el derecho Joe Kelly pretende seguir el ritmo en la lomita del Busch Stadium.

"Si han visto nuestro staff todo el año, hemos motivado uno al otro desde el principio. Cada uno observa las sesiones del bullpen del otro y nos motivamos en el levantamiento de pesas.

"También competimos uno con el otro. Queremos saber quién corre más rápido, quién salta más alto; todo es una competencia".

En ese sentido, la competencia está bien fuerte ahora mismo. El novato Michael Wacha viene de ganar el segundo choque del Clásico de Otoño en Boston para igualar la serie a una victoria por bando. Ahora le toca a Kelly.

El derecho de 25 años se ganó un puesto en la rotación de San Luis justo antes del Juego de Estrellas y desde entonces ha sido parte íntegra del grupo de abridores. Terminó la campaña regular con marca de 15-8 y efectividad de 2.69 en 37 partidos (incluyendo 15 aperturas). Ponchó a 79 bateadores en 124.0 innings, con 44 bases por bolas.

Kelly es uno de varios lanzallamas jóvenes en los Cardenales, con una recta que se acerca a las 100 millas por hora, un sínker mortal y un slider.

Tal como era el caso de Wacha, quien dejó en dos carreras a los Medias Rojas el jueves en el Juego 2, Kelly nunca se ha enfrentado a Boston. Pero sabe el reto que presentan los bates patirrojos, a pesar de éstos no contar con el dominicano David Ortiz y Mike Napoli al mismo tiempo debido a la falta de un bateador designado en un estadio de la Liga Nacional.

"Son bateadores muy, muy buenos", dijo Kelly. "Es la Liga Nacional y el pitcher va a batear, pero uno de ellos (Ortiz o Napoli) va a estar en la caja de bateo.

"Cada bateador de ellos es muy, muy peligroso", continuó. "No sé cuánto batean sus pitchers, pero no se puede tomar a la ligera a ninguno de ellos".

Diferente a Wacha y el resto de la camada joven del pitcheo de San Luis, Kelly ha tenido resultados mixtos en lo que va de esta postemporada. Lleva promedio de carreras limpias de 4.41 en tres aperturas y 16.1 innings. En dos salidas en la ruta, ha concedido siete anotaciones (seis limpias) en 10.1 entradas, mientras que en su única presentación en el Busch Stadium-el Juego 1 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional vs. los Dodgers-se vio sólido con dos vueltas permitidas en 6.0 episodios.

"A nosotros nos encanta jugar en el Busch Stadium", dijo Kelly. "Es una marea roja. Vamos a la postemporada por (los fanáticos)".

La apertura de Kelly del sábado será su primera en una Serie Mundial, por supuesto. Pero el californiano ha sabido enfocarse el día de sus aperturas para llegar hasta este punto y pretende seguir así.

"La verdad es que no me fijo del todo en mis salidas hasta el mismo día", reveló el diestro. "La noche antes estoy con juegos de video todo el tiempo. Uno no quiere ponerle demasiado énfasis a eso y cansarse a nivel mental. En mi caso, no me gusta así.

"Pero sí, cuando llegue el día, estaré enfocado y listo para lanzar".