DETROIT -- Un majestuoso jonrón de Mike Napoli abrió paso a un ataque inusitado de Boston en los albores del juego. Ahora, los Medias Rojas están a un triunfo de la Serie Mundial, con un cuerpo de relevistas para el que no han encontrado respuesta Miguel Cabrera ni el resto de los Tigres.

Napoli abrió la pizarra con otro leñazo, Junichi Tazawa volvió a dominar a Cabrera en un momento crucial y los Medias Rojas superaron el jueves 4-3 a los Tigres de Detroit para tomar una ventaja de 3-2 en la serie de campeonato.

Los Medias Rojas volverán al Fenway Park para el sexto juego, previsto para el sábado. Max Scherzer lanzaría por los Tigres, frente a Clay Buchholz.

"Nuestros peloteros están conscientes del momento en el que estamos", dijo el manager de Boston, John Farrell. "Pero al mismo tiempo, no pueden confiarse, y no lo harán una vez que se haga el primer lanzamiento del sábado".

Cabrera fue retirado en el plato en la primera entrada, lo que impidió un racimo de Detroit, y bateó para doble matanza ante el japonés Tazawa en la séptima, cuando había corredores en las esquinas. Los Tigres anotaron una carrera gracias al roletazo, pero los Medias Rojas quedaron felices de que ese fuera todo el daño que les infligiera el venezolano.

Napoli abrió un ataque de tres rayitas en el segundo acto, con un vuelacerca frente al venezolano Aníbal Sánchez, por todo el jardín central.

Los abridores de Detroit habían permitido sólo tres carreras en 27 entradas, durante los primeros cuatro juegos de esta serie. Después de lanzar seis episodios sin hit en el primer encuentro, Sánchez permitió cuatro --tres limpias-- en seis innings del compromiso del jueves.

Jon Lester toleró dos carreras y siete hits en cinco actos y un tercio. Regaló tres boletos y ponchó a tres enemigos. El bullpen de Boston logró apenas resolver el juego, cuarto que se define por una sola carrera en la serie.

"Hay probablemente una razón por la que no tengo cabello", dijo el intermedista de los Medias Rojas, Dustin Pedroia. "Esto es estresante".

Abajo por 4-2 en el séptimo inning, los Tigres colocaron a corredores en primera y tercera sin out, tras sencillos del cubano José Iglesias y de Torii Hunter. Cabrera, que se ponchó cuando había corredores en las esquinas ante Tazawa en la octava entrada del tercer juego --una derrota por 1-0-- pegó esta vez un roletazo débil a la intermedia, para una doble matanza.

Fue la última oportunidad de Detroit para remontar en el encuentro. Craig Breslow retiró a Prince Fielder, quien está metido en un bache, para poner fin al séptimo inning, y sacó el primer out del octavo.

Luego, Koji Uehara sacó cinco outs seguidos y se apuntó el salvamento.

Ahora, Detroit recurrirá a Scherzer, ganador de 21 juegos en la campaña, para tratar de mantenerse con vida. Los Tigres tendrán listo a Justin Verlander para laborar en el séptimo compromiso, si fuera necesario.

En Boston, Detroit jugará sin su receptor Alex Ávila, quien abandonó el encuentro después de la parte alta de la cuarta entrada, por un tirón en la rodilla izquierda.

Boston tuvo la ventaja sólo en cuatro de los 36 innings de los primeros cuatro juegos, pero consiguió dos victorias.

Por los Medias Rojas, el dominicano David Ortiz de 4-1.

Por los Tigres, los venezolanos Cabrera de 3-1 con una impulsada, Víctor Martínez de 3-1, Omar Infante de 1-0. El dominicano Jhonny Peralta de 4-1. Los cubanos Brayan Peña de 3-1 con una remolcada, José Iglesias de 3-1 con una anotada.