LOS ANGELES -- Esta serie no ha terminado. Sólo está cambiando de estadio.

Los Dodgers vencieron a los Cardenales de San Luis por pizarra de 6-4, para así evitar la eliminación y cortar la ventaja de San Luis en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional a 3-2.

Una victoria en el Juego 6 este viernes en el Busch Stadium empataría la SCLN. Dos triunfos más de los Dodgers y Los Ángeles tendrán su boleto asegurado a la Serie Mundial.

¿Es posible? Es obvio que los Dodgers han ganado al menos dos juegos en fila durante varias oportunidades esta temporada. ¿Pero podrán los Dodgers alzarse en dos partidos antes que los Cardenales ganen uno?

La historia dice "sí es posible".

Hay 12 equipos desde 1985 los cuales han estado abajo 3-1 en una Serie de Campeonato de Liga y han forzado un Juego 6 en la carretera. De esa docena, tres clubes han podido ganar la serie, siendo Boston en 2004 el último de ellos, jugando contra los Yankees de Nueva York.

¿No sería divertido si los Dodgers usan un poco de esa magia que emplearon los Medias Rojas en su oportunidad y terminen eventualmente enfrentándose a Boston en la Serie Mundial? Los patirrojos actualmente comandan la SCLA contra los Tigres de Detroit.

"Obviamente no me gustó estar abajo 3-1, y no estoy necesariamente emocionado por la posibilidad de tener otro juego de eliminación", dijo el manager de los Dodgers Don Mattingly. "Pero me siento muy bien por el hecho de tener a Clayton Kershaw lanzando el viernes en la noche y nuestras probabilidades de llegar al séptimo juego".

Ya ha sido una semana para el recuerdo para el inicialista de los Dodgers Adrián González. Ha tenido a sus padres y hermanos en el estadio durante toda la serie. Su esposa, quien está a punto de dar a luz a su segundo hijo a finales de mes, ha estado en Los Ángeles para apoyar a su esposo. El toletero no los decepcionó el miércoles, conectando dos cuadrangulares y desatando la locura entre los asistentes al Dodger Stadium con cada parada al plato. El primera base miembro del roster del Juego de Estrellas no era igual de popular con los jugadores de los Cardenales, siendo criticado por algunos de ellos en el dugout de San Luis por lo que denominaron "gestos al estilo Mickey Mouse" en el Juego 4.

A su favor, González dejó que su madero hablara por él en el Juego 5.

"En el caso del primer jonrón, sé que Kelly es un lanzador agresivo, por lo que estaba buscando una recta", dijo González, quien se fue de 4-3. "Llegué a un conteo 2-0. Me lanzó una recta con esa cuenta, e hice un swing quizás un poco fuerte. Me dije a mi mismo que tuviera un swing más compacto; me pitcheó otra por la mitad de la zona y pude conectarle. Con el otro cuadrangular, me dije que buscara algo por el medio y fuera tras él, por lo que batee una curva. Pude alcanzarla; afortunadamente, gracias a Dios, salió del parque".

¿Y qué dijo del gesto de las orejas de Mickey Mouse que hizo en su camino al dugout tras el jonrón?

"Sólo traté de hacer broma con el comentario que se había hecho antes", dijo González. "No tengo nada contra ellos. Sólo fue diversión".

Por su parte, los Cardenales ignoraron los gestos de González y no les dieron mayor importancia después del encuentro. Es difícil culparlos por tratar de dejar ese partido atrás. Están enviando a Michael Wacha a la lomita el viernes y lo único que tienen en mente es otro título de Serie Mundial. Los Dodgers harán lo propio con Kershaw podrían enviar a Hyun-Jin Ryu al morrito para el Juego 7 en lo que sería la apertura más importante de su carrera.

"(Kershaw y Wacha) estuvieron muy bien la última vez en San Luis", dijo Mattingly. "Creo que todos se quejaron porque no podían tener la mejor visión. Vamos a jugar en la noche así que todos podrán ver lo mejor posible. Pero creo que ambos van a estar a su mejor nivel. Veremos".

Pero primero lo primero. Los Dodgers necesitan ganar el viernes o su temporada muerta comenzará esa noche.

"Este fue un gran triunfo para nosotros, pero el equipo de enfrente no se rinde fácilmente", dijo el right fielder de los Dodgers Yasiel Puig, quien se fue de 3-1. "Tenemos buen pitcheo con nosotros y tenemos muy buen chance".

Los Cardenales también están optimistas con sus probabilidades y esperan una bulliciosa multitud en el Busch Stadium para apoyarlos. Una victoria más de San Luis y la celebración será de la ciudad entera.

"Es bueno estar en casa, pero eso al final de cuentas no significa mucho. Tenemos que salir, jugar duro y ganar", dijo el outfielder de los Cardenales Carlos Beltrán.

Y el cátcher de los Cardenales Yadier Molina expresó: "Vamos a estar listos para jugar el viernes. Esperamos que tengamos nuestro mejor pitcheo y con esperanza que podamos ganar ese encuentro".

Los Dodgers se sienten de la misma manera.