Alex Rodríguez. (DAVID KARP/AP)

NUEVA YORK -- Alex Rodríguez demandó a Grandes Ligas y su comisionado Bud Selig, acusándolos de actuar como "justicieros" en una "cacería de brujas" con el propósito de mancillar su reputación y costarle decenas de millones de dólares.

La demanda fue radicada el jueves por los abogados de Rodríguez en la Corte Suprema del estado de Nueva York, y salió a la luz pública el viernes. El antesalista pide una compensación económica no divulgada, por lo que considera como una campaña sin tregua de parte de la liga y Selig para "destruir la reputación y la carrera de Alex Rodríguez".

La demanda coincide con la primera semana de las audiencias sobre la apelación que el sindicato de jugadores de Grandes Ligas radicó a nombre de Rodríguez, para intentar revocar la suspensión de 211 partidos que Grandes Ligas le impuso el 5 de agosto por supuestas violaciones del reglamento antidopaje y el convenio laboral del béisbol. El castigo fue el desenlace de la pesquisa de Grandes Ligas sobre la clínica Biogenesis of America, dirigida por Anthony Bosch.

La decisión del juez a cargo de la apelación, Frederic Horowitz, debe demorar meses.

El documento alega que Selig y Grandes Ligas intentan mancillar la reputación de A-Rod para "maquillar" la inacción de Selig en el pasado y su aprobación tácita al uso de sustancias dopantes en el béisbol, que según la demanda convirtió "la Era Dorada del Béisbol" en la "Era Dorada de los Esteroides".

La demanda, que cataloga la investigación de Grandes Ligas como "defectuosa y prohibida", dice que Selig quiere ser recordado como el "salvador" del deporte a costa de Rodríguez.

"Hundir al señor Rodríguez demostraría claramente que el comisionado Selig aprendió de los errores de su previa tolerancia explícita o tácita al uso de esteroides", señala la demanda.

Grandes Ligas respondió en un comunicado que la demanda "es una clara violación de las cláusulas de confidencialidad de nuestro programa antidopaje, y no es más que un intento desesperado por eludir nuestro convenio laboral".

"Aunque negamos enfáticamente las acusaciones de la querella, ninguna de estas acusaciones tiene que ver con el asunto más importante: si el señor Rodríguez violó el programa de prevención y tratamiento de (uso de) drogas al utilizar y poseer durante muchos años varias sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento, incluyendo testosterona y hormona de crecimiento humano, y si violó el convenio laboral al intentar ocultar sus violaciones del programa al incurrir en una conducta con la intención de obstruir y frustrar la investigación de la Oficina del Comisionado".

El vocero de Rodríguez, Ron Berkowitz, respondió con su propio comunicado en el que dice que el alegato de la liga sobre la violación del convenio laboral es "ridículo".

"Muchas de las bases de la demanda que el señor Rodríguez radicó anoche surgen de las constantes y dolosas violaciones por parte de Grandes Ligas de esas mismas cláusulas de confidencialidad en los seis últimos meses y durante más tiempo", contestó Berkowitz.

La demanda acusa a la liga y a Selig de filtrar a la prensa historias negativas sobre Rodríguez, y de pagar cinco millones de dólares a Bosch, en cuotas mensuales, para comprar su cooperación. Fiscales federales y de Florida también investigan a Bosch.

"Hasta eso han llegado el comisionado Selig y Grandes Ligas en su cacería de brujas contra el señor Rodríguez, pagarle y proteger a alguien que es investigado por suministrar esteroides a menores de edad", reza la demanda. También acusa a Selig y la liga de intimidar a testigos, y de pagar a cambio de evidencia y testimonios.

Joyce Fitzpatrick, una vocera de Bosch, negó las acusaciones contra su cliente.

"El señor Bosch está cooperando completamente con Grandes Ligas. Sí solicitó seguridad, porque siente que su vida corre peligro", indicó. "Sin embargo, la acusación de que le pagaron por su testimonio es totalmente falsa. No recibió ni cinco dólares mucho menos cinco millones".

El documento destaca que la suspensión de Rodríguez es cuatro veces más larga que las de los otros 13 jugadores sancionados por sus vínculos con Biogenesis, y es la más larga, que no sea vitalicia, en la historia del béisbol. Además, plantea que es 161 partidos más larga que la suspensión de 50 partidos que estipula el reglamento antidopaje en el contrato de los jugadores.

La demanda indica que la suspensión le costaría a Rodríguez decenas de millones de dólares en salarios, y podría evitar que alcance ciertas cláusulas de desempeño en su contrato con los Yanquis, que también valen millones de dólares.

Agrega que dos posibles patrocinadores, Nike Inc. y Toyota Motor Corp., cancelaron sus negociaciones con Rodríguez sobre contratos de patrocinio, y que la voz de Rodríguez como un héroe en una serie animada, "Henry & Me", fue eliminada. La película relata la historia de los Yanquis.