Jean Segura. (AP)

SAN LUIS - A sus 23 años de edad, Jean Segura siente que cada músculo de su cuerpo está agotado. Y no es para menos.

En el 2012, el quisqueyano hizo su debut de Grandes Ligas, pasó de los Angelinos a los Cerveceros y luego fue el campeón de bateo en la pelota invernal de la República Dominicana. De febrero a diciembre, incluyendo los entrenamientos primaverales y el béisbol invernal, Segura sumó 724 turnos al bate en 193 compromisos. Menos de dos meses después, se reportó a los entrenamientos con los Cerveceros.

Segura vio mucha acción en la Liga del Cactus este año con el fin de hacer el roster de Milwaukee para el Día Inaugural. Tuvo 60 turnos al bate en 21 compromisos de pretemporada, lleva otros 559 en la campaña regular y ha sido titular en 135 de los primeros 143 compromisos de los Cerveceros.

"Es difícil, especialmente aquí en Grandes Ligas, cuando son seis meses y juegas todos los días", dijo Segura. "Los entrenamientos y la pelota invernal, también. Es mucho. Lo estoy sintiendo ahora".

Aun así, Segura no descarta volver a jugar por los Gigantes del Cibao este invierno. Segura atribuye su encendido comienzo de temporada esta año a su experiencia con los Gigantes, por quienes bateó para .324 con dos jonrones, 21 remolcadas y 11 bases robadas la temporada pasada. Dado que lo que sobra en la pelota invernal de la República Dominicana son pitchers veteranos con lanzamientos rompientes muy eficaces, Segura se reportó a los entrenamientos en forma de media temporada y bateó para .367 en la Liga del Cactus. En sus primeros 52 compromisos de la campaña regular, registró promedio de .354 y conectó 20 extrabases. Para el 1ro de junio, encabezaba el Viejo Circuito en promedio, imparables, total de bases alcanzadas y juegos con más de un hit.

Participar en el béisbol invernal también es cuestión de orgullo y de jugar ante la fanaticada local, dice Segura. Al quisqueyano también le preocupa que los Gigantes rechacen sus servicios más adelante en su carrera--cuando quizás necesite más de la pelota invernal--si no juega por el club ahora.

"Ya veremos", dijo. "Es bueno que los jóvenes vean acción en esa liga. Pero a la vez, mi futuro es aquí en Grandes Ligas, no en la pelota invernal…Es una decisión difícil".

Los Cerveceros podrían decidir por Segura. Durante años, las Grandes Ligas y la Confederación de Béisbol del Caribe han funcionado bajo el Acuerdo Invernal, que rige desde las lesiones hasta las ausencias autorizadas durante la temporada invernal. El acuerdo incluye una cláusula que le da a los clubes de Grandes Ligas el derecho de negarle participar en la pelota invernal de su país a un bateador que el equipo considere haya agotado demasiados turnos al bate o a un pitcher que haya sobrepasado cierta cantidad de innings-la famosa "fatiga extrema".

El más reciente Acuerdo Invernal se acaba de vencer. Un portavoz de MLB dijo que ambas partas están negociando y que las pláticas han sido productivas, pero aún no se concreta un nuevo acuerdo.

El asistente del gerente general de los Cerveceros, Gord Ash, no quiso decir si el club permitirá o no que Segura participe en la pelota invernal.

"Estamos a favor del béisbol invernal para los peloteros y la experiencia que brinda, los turnos al bate e innings de labor adicionales. Pero no nos gusta que los jugadores se desgasten más de lo necesario. El reposo es parte del proceso. Eso es todo lo que puedo decir, hablando en términos generales".

Mientras ese asunto se resuelve, Segura sigue jugando por Milwaukee y batea para .299 ahora mismo. Tras registrar promedio de .252 en agosto, se ha mantenido cerca de .300.

El dominicano dice que trata de no mirar la pizarra cuando entra a la caja de bateo.

"Si vas a batear .300, vas a batear .300", dijo. "No me presiono para batear .300. Sé que no es fácil. Es difícil, especialmente en esta liga."

"Definitivamente, quiero batear para .300, pero lo que deseo es terminar fuerte", agregó Segura. "Cuando te presionas de más, te vas de 4-0, de 5-0, tu promedio baja, piensas demasiado y tienes dificultades. Por lo tanto, no le doy mente a los números".