Bob Melvin (derecha) junto a su coach de la banca, Chip Hale.

MILWAUKEE - Una vez más, es hora de ver los éxitos de los Atléticos sin sorprenderse.

Oakland llegó al martes con 15 victorias en sus últimos 17 juegos. Viendo el pitcheo del equipo, no es lo más sorpresivo del mundo.

Cuando los Atléticos ganaron 94 partidos y el título del Oeste de la Liga Americana, se sorprendió todo el mundo. Los Rangers venían de ir a dos Series Mundiales consecutivas, mientras que los Angelinos habían gastado dinero por montones para reforzar su roster. Pero Oakland superó a ambos de la manera más tradicional: contó con un mejor pitcheo que la competencia.

Los Atléticos fueron segundos en la Liga Americana en efectividad colectiva el año pasado. En sus últimos 17 encuentros, el pitcheo de Oakland ha vuelto a dar la cara, con promedio de carreras limpias de 2.42.

No es posible pedirle a un cuerpo monticular seguir tan eficaz durante toda una temporada. Sin embargo, al tocar el tema con el manager de los Atléticos, Bob Melvin, éste dijo que "siempre puedes pedirlo si quieres."

Al principio de esta campaña, Oakland tuvo un trecho en que anotó 65 carreras en ocho juegos. Pero a largo plazo, ésa no es la personalidad de este equipo, sino el gran pitcheo que hemos visto últimamente.

"Nos da mucha confianza", dijo Melvin. "Al principio de la temporada anotamos muchas carreras y ganamos muchos juegos fácilmente. Pero de repente no bateamos tanto y es difícil ganar de esa manera.

"Tenemos la confianza que ganamos de nuestros abridores, relevistas y el staff entero", continuó el piloto. "Así jugamos. Lo han visto últimamente. Cuando nuestros abridores salen y hacen lo suyo, nos sentimos bastante bien con nuestras posibilidade de ganar los juegos. Y encima de eso, tenemos buen bullpen."

El lunes, Tommy Milone puso de su parte con siete eficientes entradas de dos carreras, cinco hits y cero bases por bolas.

Milone-quien aportó dos sencillos y una empujada al bate-contó con amplio apoyo del ataque ofensivo de los Atléticos, que produjo 19 hits en una victoria por 10-2.

Cuando toda una rotación está lanzando bien, crea un impulso en el que cada pitcher gana confianza con lo bien que están tirando los demás.

"Definitivamente", dijo Milone al respecto. "Sabes, en cada juego estamos saliendo a tratar de construir a base de la actuación monticular de la noche anterior.

"Y, definitivamente, ayuda el hecho de llegar lejos en los juegos y ahorrarle trabajo al bullpen. Y ayuda el hecho de anotar muchas carreras. Hay que reconocerle eso a la ofensiva cuando anotan muchas carreras, porque así es más fácil para nosotros tirar muchos strikes."

Es posible que esa efectividad colectiva de 2.42 no sea para siempre. Pero lo que sí se perfila como algo a largo plazo es el sólido pitcheo de Oakland.

Eso, combinado con una ofensiva que sí es capaz de hallar la manera de anotar suficientes carreras, debe de propulsar a los Atléticos a los playoffs. De ser así, no debe ser una sorpresa, sino un acontecimiento lógico.