Víctor Martínez. (Paul Sancya/AP)

DETROIT - La primera reacción de los fanáticos de los Tigres cuando Víctor Martínez se deslice en una jugada en el plato seguirá siendo la misma: ¿Cómo está la rodilla?

Luego de que el venezolano se perdiera toda la temporada del 2012 por una cirugía en la rodilla izquierda, se trata de una reacción natural, no sólo de parte de la fanaticada, sino también del equipo. Pero eso no significa que los Tigres dejarán de ser agresivos con Martínez cuando al cañonero le toque virar por la tercera base.

El capataz Jim Leyland dijo que no tuvo inconveniente con la decisión del coach de la tercera base de Detroit, Tom Brookens, de enviar a Martínez al plato el martes en un sencillo de Andy Dirks. El tiro de Chris Parmellee de los Mellizos llegó con apenas suficiente tiempo para que el receptor Joe Mauer pusiera fuera a Martínez.

"Eso no hay ni que pensarlo. Lo correcto era enviarlo al plato y así se hizo", dijo Leyland. "Fue out, pero no hay duda de que debió recibir la luz verde para seguir hacia el home".

No obstante, Martínez representa un caso especial, dijo el piloto. Cuando Jeff Francoeur retiró fácilmente al veterano por un amplio margen durante la serie contra los Reales, Leyland dijo que Brookens había cometido un error.

Aún así, existe un balance.

"En eso consiste el arte de ser un buen coach de tercera base", dijo Leyland.