John Gibbons. (AP)

TORONTO - Los Azulejos llegaron a esta fecha en peligro de empatar un récord de la franquicia para derrotas en el mes de abril. Pero si alguien espera que el gerente general de Toronto, Alex Anthopoulos, oprima el botón del pánico, está equivocado.

Los Azulejos llevan marca de 9-17 y se preparaba el martes para iniciar una serie en casa ante los punteros Medias Rojas. La mayor cantidad de derrotas en abril en la historia del equipo canadiense es de 18, que fueron en el 2008.

Éste no fue el comienzo que visualizaban los fanáticos de Toronto para esta temporada, luego de que el club realizara una serie de cambios y firmas de alto perfil para reforzar el roster. Anthopoulos tiene que estar preocupado, pero al mismo tiempo pide paciencia.

"Las cosas van a mejorar y aún espero que seamos un equipo contendiente", dijo el ejecutivo al pedírsele un mensaje para los fanáticos. "Hemos visto en algunos momentos lo buenos que pueden ser estos muchachos; es sólo cuestión de que todo caiga en su lugar. Sin dudas, nos vamos a meter en buena racha y todo el mundo se pondrá contento otra vez."

La campaña arrancó con una serie de errores defensivos y problemas en la rotación abridora, pero lo que más preocupa es la falta de bateo. Toronto ha anotado tres carreras o menos en 15 de sus primeros 27 partidos y ha sido blanqueado en dos ocasiones.

El único jugador de posición con promedio por encima de .250 es el dominicano José Reyes, quien no estará disponible hasta el Juego de Estrellas debido a un esguince severo en el tobillo izquierdo. En sólo seis juegos han dado más hits los Azulejos que el contrario.

A pesar de todo, hay razón para estar esperanzado. Toronto lleva promedio colectivo de .259 con bolas puestas en juego, el peor de Grandes Ligas. Por lógica, uno tiene que pensar que en algún momento esos batazos fuertes caerán de hit.

"Tenemos que ser más consistentes y obviamente he visto las estadísticas generales del equipo, pues somos mejores que eso", dijo el jardinero dominicano José Bautista. "Las cosas volverán a su nivel."

Con todo y su récord feo, no es tan exagerado sugerir que los Azulejos no están tan lejos de jugar un mejor béisbol. Sus últimos siete partidos se han decidido por dos carreras o menos; de hecho, 17 de sus primeros 27 choques han caído en esa categoría.

El problema es que 11 de esos 17 han resultado en derrotas. El punto principal no es diferencial de carreras, sino ejecución. Toronto parece hallar la manera de perder, sea con una jugada defensiva o un pitcheo que se deja en la zona en el momento menos indicado.

"Las victorias morales no aparecen en la columna de los ganados", dijo el as de los Azulejos, R.A. Dickey. "Pero uno reflexiona y sabe que son juegos que se pudimos haber ganado. Es decepcionante. No nos están apabullando, pero eso no me hace sentir mejor."

El manager John Gibbons, quien era el dirigente de los Azulejos cuando pusieron la marca de derrotas en abril del 2008, ha visto que los fans empiezan a perder la paciencia. Parece que con cada derrota, aumentan las críticas lanzadas a él.

"¿Quieres que vaya a batear o algo?" bromeó Gibbons. "¿Sabes qué? Es justo. El manager es siempre el primer blanco, pero puedo vivir con eso. Estamos jugando partidos cerrados, pero no los estamos ganando. En algún momento lo haremos. Entiendo la frustración (de los fanáticos), pero nosotros estamos más frustrados que nadie. Te puedo asegurar eso."

En cuanto al arquitecto del equipo, Anthopoulos no quiere perderse en los altibajos de una temporada larga.

"El ambiente en el clubhouse está bien y los muchachos siguen jugando duro", dijo el GG. "Claro, uno quiere más victorias. He visto muchas campañas en que las cosas van de maneras diferentes.

"Sabemos que en una temporada de seis meses hay altibajos y cambios…hemos estado compitiendo en muchos de estos juegos, pero obviamente no hemos ganado muchos de ellos. Pero creo que con el tiempo las cosas saldrán bien."