José Fernández hará su debut en las grandes ligas contra los Mets.

NUEVA YORK - José Fernández, el lanzador de 20 años que es el máximo prospecto de los Marlins de Miami, quería relatar la conversación telefónica que sostuvo con su abuela en Cuba para contarle sobre su inminente debut en las Grandes Ligas.

Desde su residencia en la provincia de Villa Clara, en la región central de la isla, la abuela, Olga, no podía darle crédito a la noticia. Y hasta reaccionó con miedo al considerar que su nieto subirá a un montículo para enfrentar "a esos hombres".

"Es que ella todavía me ve como un niño de nueve años", dijo Fernández a The Associated Press.

En una temporada de escasas expectativas, el estreno del cubano con los Marlins es posiblemente uno de los aspectos más esperanzadores de un equipo que el año pasado perdió 93 juegos y terminó último en la División Este de la Liga Nacional.

Seleccionado en el 14to turno de la primera ronda del draft de 2011, se suponía que Fernández comenzaría la campaña en la sucursal de Doble A de Jacksonville. Pero las lesiones de los abridores Henderson Alvarez y Nathan Eovaldi adelantaron los planes.

"Tan temprano no me la imaginaba", dijo Fernández, quien da el salto a las mayores directamente de Clase A. "Yo pensaba que me iba a subir hasta después del Juego de Estrellas, tal vez, pero ahorita no", afirmó el joven pitcher, que cumplirá los 21 años hasta el próximo 31 de julio.

La convocatoria a Grandes Ligas le tomó por sorpresa en Júpiter, Florida, al recibir una llamada de Jeffrey Loria, el dueño de los Marlins, que se encargó de informarle que le tocaba viajar con el equipo a Washington para el arranque de la temporada.

Fernández telefoneó de inmediato a su madre, Maritza, quien rompió a llorar. También se apuró a acudir a una tienda para comprarse tres sacos debido a que los Marlins exigen que sus jugadores se vistan formalmente en los juegos fuera de casa.

Ha tenido toda esta semana para preparar su presentación del domingo contra los Mets en el Citi Field.

"Está súper contento, quizás algo nervioso", comentó el manager de los Marlins, Mike Redmond. "Creo que estos cinco días le han servido para adaptarse. Lo más fuerte es pasar ese primer inning. El sabe que está aquí porque es un buen lanzador. Mi consejo ha sido que disfrute la experiencia".

Con 20 años y 250 días, Fernández se convertirá en el pitcher más joven que debuta con el uniforme de los Marlins. Es el segundo pelotero más joven en las mayores esta campaña, detrás del jardinero Bryce Harper (20 años y 173 días), de los Nacionales de Washington.

"Voy a tomarlo tranquilo, llegar al estadio, hacer mi rutina y no apurarme. No me pondré a pensar que estoy lanzando en Nueva York o lo que dicen de mi edad, sólo que estoy haciendo mi trabajo", dijo Fernández. "No le presto mucha atención a esas cosas. Los Marlins, como organización, decidieron que estaba listo para estar en el equipo y poder lanzar a este nivel".

Fernández llegó a Estados Unidos hace cinco años, el 5 de abril de 2008. El cuarto intento por salir de Cuba fue el exitoso, al hacerlo en un bote junto a su madre, a quien tuvo que rescatar del mar durante un momento de la travesía que les llevó a Cancún, México. De ahí se trasladaron en autobús a Hidalgo, Texas, y finalmente se asentaron en Tampa, Florida.

De 1,95 metros (6,4 pies) de estatura y 99 kilos (220 libras) de peso, Fernández registró foja de 14-1 con 1.75 de efectividad en 25 juegos en las menores el año pasado. Fue seleccionado para actuar en el Juego de Futuras Estrellas en Kansas City.

"Esta es la recompensa de todo el trabajo que ha hecho, el llegar a lo más alto. Sé que es algo muy especial", dijo Redmond. "La verdad es que no puedo imaginarme todas las sensaciones que debe estar pasando en estos momentos".

Para tener idea del momento, Fernández describió la teleconferencia con su madre y abuela el viernes.

"Le conté, `abuela, no sé cómo decirte ... mejor dile tu mami, y ella la dijo: `subieron a Delfi (su apodo) a Grandes Ligas'", señaló Fernández. "Estoy contento y ella también está feliz. Lo primero que haré el domingo tras pitchear será llamarla y conseguir el vídeo para enviárselo".