Carlos Carrasco. (AP)

GOODYEAR, Arizona -- Carlos Carrasco está enfadado de ver el mismo casillero que se le asignó dentro del complejo deportivo de los Indios en Arizona. El venezolano está listo para uno nuevo. Un casillero amplio como los del Progressive Field en Cleveland le caería como anillo al dedo.

"He estado en este vestuario por todo un año", manifestó Carrasco, mientras miraba su casillero y apuntaba hacia la placa que lleva su nombre. "Aquí, en este lugar, solo".

Con los entrenamientos primaverales a todo vapor para Cleveland, Carrasco ahora tiene compañía de sobra. Lo mismo sucedió el año pasado, pero en aquel entonces el derecho se encontraba rehabilitándose de una operación en su codo de lanzar. Cuando la pretemporada arrancó en 2012, Carrasco estaba atrasado en comparación con sus demás compañeros, lidiando con una rutina diaria de tiros suaves, una terapia de hielo, ejercicios de acondicionamiento y mucha paciencia.

Carrasco espera que todo ese trabajo arduo ahora le rinda dividendos.

Esta primavera, existe al menos un puesto disponible en la rotación abridora de la Tribu y Carrasco se encuentra entre los principales candidatos a ganárselo. Después de perderse toda la temporada pasada, el venezolano entiende que deberá demostrarle a los altos mandos de Cleveland que está saludable y listo para ayudar al equipo a ganar para cuando llegue el Día inaugural.

La competencia incluye al novato Trevor Bauer, Corey Kluber, Scott Kazmir, el japonés Daisuke Matsuzaka y David Huff.

Carrasco se cree listo para asumir el reto.

"Sé que hay un par de lugares disponibles en la rotación", expresó Carrasco. "Ahora mismo estoy tratando de hacer lo mejor que puedo. Lo más importante es permanecer sano todo el año y tratar de ayudar al equipo a ganar algunos juegos, entonces veremos qué pasa durante los entrenamientos".

Durante la práctica del martes, el serpentinero de 25 años de edad subió a la loma en el Campo No. 6 y lanzó una sesión de práctica de bateo frente al nuevo timonel de los Indios, Terry Francona. El derecho no tiene restricciones tras más de un año de rehabilitación, y Francona está satisfecho con lo que ha visto del venezolano en los primeros días de la pretemporada.

"Carrasco lo hizo muy bien", elogió Francona. Hasta ahora, esto es lo más que Francona ha estado dispuesto a hablar a la hora de evaluar públicamente a sus lanzadores esta primavera. Todavía es temprano, no hay pistolas de radar midiendo la velocidad y los pitchers se concentran en fortalecer su brazo. Aun así, ver a Carrasco de regreso en una loma lanzando con relativa comodidad es una gran señal para una rotación que necesita una inyección de talento.

Carrasco ha mostrado su potencial por rachas, dándole a Cleveland un rayo de esperanza para salvar su canje con los Filis en el 2009. Los Indios enviaron al as Cliff Lee, junto al jardinero Ben Francisco, a Filadelfia a cambio de un paquete de peloteros que incluyó a Jason Knapp, Lou Marson, Jason Donald y el propio Carrasco.

"Con la clase de lanzamientos que tiene", destacó Francona, "este muchacho podría llegar muy lejos".

Los números de Carrasco con Cleveland son relativamente poco alentadores: Una marca de 10-15 junto a una efectividad de 4.93 en 33 apariciones entre 2009 y 2011. En 2011, Carrasco tuvo foja de 8-9 y 4.62 de EFE en 21 apariciones. Pero el derecho también tuvo rachas en las que brilló.

Un ejemplo fue un periodo de cinco salidas que tuvo entre el 7 y el 29 de junio en 2011. Carrasco registró récord de 4-1 con una efectividad de 0.98, tras permitir solamente cuatro carreras limpias en 36 2/3 innings en ese periodo. También abanicó a 28 bateadores mientras que sólo otorgó cinco pasaportes, limitando a los bateadores a un promedio de .172.

"Me sentí muy bien", confesó Carrasco.

Pero luego todo se vino abajo.

En sus siguientes seis salidas, Carrasco tuvo marca de 0-5 con un PCLA de 7.92 en 30 2/3 entradas. Cedió ocho cuadrangulares, caminó a 17 bateadores y cedió 27 carreras limpias durante ese oscuro periodo. Después de su salida el 3 de agosto, Carrasco fue colocado en la lista de incapacitados con una lesión en el codo. El 21 de septiembre, el derecho se sometió a una cirugía Tommy John en la articulación.

"Sabía que debía rehabilitarme por todo un año y estar listo para el 2013", manifestó Carrasco. "Eso estuvo en mi mente todo el tiempo".

A diferencia del año pasado, Carrasco ahora puede entrenar a la par con sus compañeros.

Eso hace sonreír al venezolano.

"Me siento libre ahora", exclamó Carrasco.

Y si logra imponer su juego, Carrasco también podrá liberarse de su viejo casillero.