(AP)

SAN LUIS, Misurí -- Stan Musial fue el tópico dominante en el festival anual de los aficionados de los Cardenales de San Luis. Afuera del Busch Stadium, también, todo lo desarrollado fue para rendirle tributo a "Stan the Man".

Durante todo el domingo, los aficionados no tomaron en cuenta las temperaturas casi congelantes y se reunieron alrededor de la más alta de dos estatuas de Musial que se encuentran en el estadio bro del Salón de la Fama e ícono de la franquicia, quien falleció el sábado a la edad de 92 años. Las banderas del equipo estuvieron a media asta.

Entre los tributos hubo una declaración del presidente estadounidense Barack Obama, quien dijo que le "entristeció enterarse del fallecimiento de la leyenda del béisbol Stan Musial".

El equipo estaba en espera de recibir una notificación de la familia de Musial sobre los preparativos para un tributo formal. El clima podría imposibilitar una ceremonia en el estadio y la observación de su ataúd por parte de los aficionados, como se realizó cuando falleció el locutor Jack Buck en 2002.

"Es el final de una era increíble", dijo el presidente del equipo Bill DeWitt Jr. "Les hemos dicho que cualquier cosa que les gustaría realizar, nosotros ciertamente estaríamos ahí para ellos.

"Stan ejemplificó de muchas maneras todo lo que es grandioso sobre el béisbol de los Cardenales", agregó.

A pesar del clima, hubo un sentimiento de día de juego en el parque de pelota. Decenas de personas se congregaron simultáneamente alrededor de la estatua, bloqueando a menudo un carril de tráfico vehicular para tomar la fotografía perfecta. Muchos aficionados depositaron en la base de la escultura artículos de recuerdo, incluidos bates en miniatura, bolas con mensajes escritos, gorras, flores y banderas.

Con una lágrima desprendiéndose de un ojo, Gene Sandrowski, de 65 años y residente de San Luis, recordó haber asistido a una jornada de dos juegos en 1954 en la que Musial bateó cinco cuadrangulares contra los Gigantes de Nueva York en el Sportsman's Park.

"¡Qué jugador! El era además un hombre muy generoso", comentó Sandrowski, vestido con gorra y chaqueta de los Cardenales, al igual que muchos otros.