(AP)

El gerente general de los Reales, Dayton Moore, se cansó del proceso de reconstrucción. Al fin y al cabo, ése fue el motivo de este cambio.

Si Kansas City llega a los playoffs en el 2013 con los derechos James Shields y Wade Davis, Moore habrá sacado del canje lo que quería. Y si el trato luce diferente en tres años-es decir, si Wil Myers y Jake Odorizzi están ayudando a los Rays a ganar una corona-que así sea.

Los Reales no llegan a las postemporada en 27 largos años. Estamos hablando de 27 años de frustraciones y decepciones.

Hubo una época en los Reales eran una de las franquicias a las que las demás aspiraban a emular. Kansas City es una gran ciudad beisbolera también. Los fanáticos allí vienen esperando un motivo para entusiasmarse por su equipo.

Entonces, ahí lo tienen. Con James Shields, Jeremy Guthrie, el dominicano Ervin Santana, Wade Davis y el panameño Bruce Chen, los Reales por fin tienen una rotación capaz de ayudar al equipo a volver a los playoffs por primera vez desde 1985.

Este cambio representa un gran riesgo para Moore. Está agregando a un jugador de cierta edad y con un salario sustancial, a la vez que cede juventud talentosa y bastante barata. Este canje será criticado por mucha gente, pero hay que entender la situación en Kansas City.

Moore ha decidido que ya es hora de intentar ganar. Hace seis años tomó las riendas de una franquicia que estaba en malas condiciones.

Moore presentó su visión al dueño del equipo, David Glass, y en estos seis años ha hecho básicamente todo lo que prometió. El GG ha gastando bastante dinero en los scouts y en el desarrollo de jugadores, contratando a mucha gente capaz.

Kansas City ha acumulado mucho talento también. Metódicamente ha guiado al equipo en la dirección indicada, con un mejoría de 65 a 67 a 71 a 72 triunfos en las últimas cuatro temporadas.

Algunos de nosotros pensábamos que los Reales ya iban rumbo a cosas buenas en el 2012, cuando para el 18 de julio tenían marca de 33-33. Mientras Billy Butler, Mike Moustakas y Eric Hosmer se acomodaban a su estatus como buenos bateadores a nivel de Grandes Ligas, Kansas City lucía como un equipo capaz de darle la pelea a cualquiera.

De su parte, Moore advirtió que todos esos muchachos tenían que hacer algunos ajustes. También recordó a todos que al pitcheo del sistema le faltaba un año para madurar.

De todas maneras, otra temporada de 90 derrotas fue bien decepcionante. Moore pudo haber respirado hondo y anunciado que los Reales aún iban en la dirección indicada, que habían adquirido demasiado talento joven como para no estar en la pelea pronto.

En vez de eso, aceleró el proceso. Moore empezó el invierno diciendo que trataría de adquirir a tres lanzadores abridores. Hizo un canje con los Angelinos para procurar los servicios de Santana y renovó con Guthrie, por quien había hecho un cambio con Colorado durante la campaña del 2012.

Luego, el domingo en la noche, Moore hizo el gran cambio, uno que se debatirá durante muchos años y que conlleva muchos riesgos para Kansas City. Envió a uno de los mejores prospectos con el bate, Myers (22 años) y tres jóvenes más a Tampa Bay por Shields y Davis.

Shields, de 30 años, fue clave para que los Rays se convirtieran en un equipo ganador. Su ética de trabajo e inteligencia en el arte del pitcheo impactaron a los demás lanzadores en Tampa Bay durante los últimos siete años.

Si Shields hace para lo Reales lo que hizo para los Rays-es decir, lanzar sus aproximadamente 222.0 innings y ganar sus 14 juegos más o menos, además de poner el ejemplo con su aplomo y dedicación-este canje podría salirle a Moore exactamente como lo tiene previsto.

Obviamente, Kansas City tiene muchas interrogantes más en su roster, pero por primera vez en muchos años, este cambio le da una rotación que en el papel luce capaz de dar de qué hablar en una débil División Central de la Liga Americana.

Para los Rays, el canje significa la llegada de mucho talento joven-y no sólo Myers. Odorizzi es un derecho de 22 años con un gran brazo y un futuro brillante.

Tampa Bay recibió a otros dos muchachos, el zurdo de 23 años Mike Montgomery y el tercera base de 20 años Patrick Leonard. Myers luce como candidato a ayudar a los Rays en el 2013. En cuanto a los otros, aportan profundidad al sistema de liga menor.

El vicepresidente de operaciones de béisbol de los Rays, Andrew Friedman, tenía un buen tiempo escuchando ofertas por Shields. Había dicho que sólo canjearía a Shields si la propuesta era algo del otro mundo. Los Reales ofrecieron eso mismo. Siguieron poniendo más talento sobre la mesa hasta que Friedman finalmente no pudo decir que no.

Pero del lado de Tampa Bay, veremos cómo le ha salido este cambio en unos años. Para Kansas City, todo se reduce al 2013.

Los Reales tendrán a Shields bajo control contractual sólo durante dos temporadas. Para cuando el derecho sea agente libre, Moore pretende que sus pitchers jóvenes estén ya listos para competir por puestos en la rotación.

También pretende que haya cambiado la percepción de los Reales fuera de Kansas City. Eso se arreglaría con par de participaciones en la postemporada. Moore será criticado por desprenderse de talento joven. Pero no se le debe criticar por tratar de ganar. Simple y llanamente se cansó de esperar.