DETROIT - Miguel Cabrera ha tenido una carrera brillante desde el 2003 que pone al venezolano entre los bateadores más destacados de su generación.

Este año el toletero de los Tigres brilló más que nunca, convirtiéndose en el primer ganador de una Triple Corona de bateo desde 1967 al encabezar la Liga Americana en promedio (.330), jonrones (44) y empujadas (139). También fue líder del Joven Circuito en slugging con .606 y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .999.

En postemporada han seguido los éxitos. El martes en el Juego 3 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana entre Detroit y los Yankees, Cabrera estableció dos marcas.

Al recibir una base por bolas en dicho encuentro, se ha embasado en sus primeros 19 partidos en playoffs con los Tigres, rompiendo el récord de la franquicia que estaba en manos del Salón de la Fama Hank Greenberg.

Además, el doble empujador que conectó vs. Nueva York puso en 16 su racha de juegos seguidos bateando de hit en Series de Campeonato, para romper la marca que tenían el dominicano Manny Ramírez y Pete Rose.

Pero a pesar de todos los logros individuales, Cabrera insiste en que lo único importante a esta altura del año es llegar a la Serie Mundial con los felinos.

"Ahorita estoy enfocado en ganar partidos, que es lo más importante", dijo Cabrera. "Esa siempre ha sido la meta mía y no pienso cambiarla."

Aunque el venezolano está consciente de los números y las marcas individuales, no quiere pensar en nada que no sea volver al Clásico de Otoño por primera vez desde su año de novato con los Marlins.

"Es un orgullo, pero hay que salir tratar de ganar", dijo Cabrera. "Tratar de ganar uno más para ir a la Serie Mundial.

"Trato de aprender todos los días Esa siempre ha sido mi meta, tratar de aprender, tratar de mejorar, y sigue siendo así."